María Katzarava

Cultura

La voz de la soprano María Katzarava es profunda e inunda los sentidos del público cada vez que canta ópera. Pero esa voz no sólo es el camino al placer estético, también es la guía para apoyar causas sociales como la educación, pues con su fundación apoya a niños y niñas para que desarrollen sus habilidades en las artes y los beca para que vayan a Barcelona para ampliar su enseñanza.

Nacida en la Ciudad de México en 1984. Su padre es Archil Katzarava, georgiano, y su madre Velia Hernández, mexicana. Ambos, violinistas profesionales, le enseñaron a tocar el violín a los tres años de edad; después aprendería a tocar el piano. Sin embargo, a los 15 años inició sus clases de canto y se enamoró de la ópera.

Los años de estudios y trabajo llevaron a la soprano a presentarse en los mejores teatros de México y del mundo. Su debut en Bellas Artes fue en 2006 con el papel de Stefano en Romeo y Julieta, al lado de Rolando Villazón y Anna Netrebko. Y el europeo se dio en 2009, como Julieta, en Saint-Étienne, Francia.

Fue integrante del programa para artistas jóvenes de la ópera Domingo-Thornton en Los Ángeles, California y después recibió la beca Ramón Vargas-Pro Ópera. Más adelante cantó con el tenor Plácido Domingo, quien la dirigió en la competencia internacional Operalia.

La cantante asevera que son muy preocupantes los problemas que tiene hoy la sociedad mexicana y no se puede sólo mirarlos. Por esto, con la Fundación María Katzarava apoya la educación de niños. En 2017 apoyó a 200 jóvenes talentos del poblado de Arcelia del Progreso, en la zona de Tierra Caliente del estado de Guerrero, a través del Centro Cultural El Tecolote, donde se ofrecen talleres de danza, música, teatro y artes plásticas, entre otros, para promover el desarrollo personal y educativo. Pero no sólo en la educación; su voz está a favor de diferentes causas, como el apoyo a damnificados por los sismos del año pasado, organizaciones y otras fundaciones que la requieran.

Los galardones que ha obtenido María Katzarava son: el Premio Maritza Alemán y el Carlo Morelli.Los denominados Primer Premio y el Premio Zarzuela en la mundialmente reconocida competencia Operalia, de Plácido Domingo en 2008. Además ha recibido el Premio Carlo Bergonzi, en la Competencia Internacional Francisco Viñas; el Oscar della Lirica, en la Arena de Verona en 2010 y el premio como Mejor Cantante Femenina, en los Premios Miami Life de 2014.

El Fondo de Cultura Económica (FCE)se funda en 1934 como una editorial enfocada en publicar textos sobre economía, pero a lo largo de sus más de 80 años de existencia, ha sido la casa editorial referente de México, por su incansable labor de publicar libros de todas las disciplinas y artes, especialmente colecciones para niños.

De esta manera, El Trimestre Económico apareció el 29 de abril de 1934 y en septiembre de ese periodo se constituyó el fideicomiso que daría financiamiento al Fondo de Cultura Económica. Al año siguiente se publicaron sus dos primeros títulos: El dólar plata, de William P. Shea, y Karl Marx, de Harold Laski, con los que se inició la sección de Economía.

Para 1939 se comenzó la sección de Ciencia Política, luego rebautizada Política y Derecho y tres años después surgió Tezontle, una colección emblemática en la vida editorial de hispanoamérica. En 1940, surgió la colección Dianoia.

El año de 1943 es fundamental para la filosofía y se publican los primeros títulos de la sección de Filosofía, dirigida por José Gaos. Dos años después el FCE abre su filial en Argentina en Buenos Aires, con Arnaldo Orfila Reynal como gerente. Este año se inicia Tierra Firme, una colección de obras escritas en español sobre historia, política, sociedad y economía. Para 1963 se inaugura en Madrid la filial española dirigida por Javier Pradera.

Durante los años 1948 y 1959 aparecen las colecciones Breviarios, Vida y Pensamiento de México, Colección Popular y Letras Mexicanas y se abrió la primera librería, Daniel Cosío Villegas, a la cual le han seguido 17 más en la Ciudad de México, así como 18 en el resto de la República Mexicana.

En cuanto a las obras para el público infantil, en 1991 se inició la colección A la Orilla del Viento. El primer título fue El pozo de los ratones y otros cuentos al calor del fogón, de Pascuala Corona. La colección Los especiales a la orilla del viento atrajo a autores como Anthony Browne.

Para 1992 se inauguró el edificio de la casa matriz en la carretera Picacho-Ajusco de la Ciudad de México, diseñado por el arquitecto Teodoro González de León. Por el FCE han pasado directores como Daniel Cosío Villegas, Arnaldo Orfila Reynal, Salvador Azuela, Antonio Carrillo Flores, Francisco Javier Alejo, Guillermo Ramírez Hernández, José Luis Martínez, Jaime García Terrés, Enrique González Pedrero, Miguel de la Madrid Hurtado, Gonzalo Celorio, Consuelo Sáizar Guerrero, Joaquín Díez-Canedo Flores y actualmente los dirige José Carreño Carlón.

Para celebrar el 75 aniversario del FCE, la institución organizó en 2009 el Congreso Internacional del Mundo del Libro, y en 2014 celebró sus 80 años con el festival El Libro y sus Lectores, entrando así en su novena década de vida.

En estas ocho décadas de existencia, el Fondo consolidó su presencia internacional y además de tener Argentina, tiene otras en Chile, Brasil, Venezuela, Perú, Ecuador, Colombia, Guatemala, Estados Unidos y España.